Parque Nacional Talampaya


El Parque Nacional Talampaya se encuentra en el sur de la provincia argentina de La Rioja. Se trata de una zona que cuenta con algunos de los paisajes más interesantes de Argentina, entre los que se destacan sus enormes cañones, de intenso color rojizo, y una serie de geoformas muy particulares.

Es una reserva natural, declarada en el año 2000 “Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco. Fue creado en 1975 como parque provincial, pero en 1997 pasó a depender de la Administración de Parques Nacionales.

Los turistas que llegan hasta el parque comienzan su recorrido por la zona de cañones. Su altura es impresionante, pero a medida que se avance en el tour se podrán observar otros mucho más altos. La caminata les permitirá observar una serie de petroglifos, con escenas de cacería de animales y representaciones de humanos. El recorrido pasa luego por el cauce de un río seco, aunque en los meses de enero, lo más lluviosos, tienen agua por muy poco tiempo. La altura de los cañones en esta parte les permite un sorprendente efecto de eco. La parte final los conduce por varias geoformas, de aspecto muy diferente a las que se encuentran en el Valle de la Luna y el Parque Ischigualasto. Las figuras, al igual que los cañones, son de color rojizo. En lo particular, el mejor horario para visitar la zona es por la tarde, ya que es muy interesante poder observar el atardecer en la zona.

A diferencia de Ischigualasto, en Talampaya no se puede ingresar con vehículo propio. El recorrido debe ser hecho, obligatoriamente, en las combis de la empresa que gestiona el parque. Guías especializados en la zona acompañan a los grupos, y los mantienen al tanto de las particulares condiciones geológicas de la zona.

Normalmente, muchos turistas realizan la visita a Talampaya el mismo día que hacen Ischigualasto. Toma todo el día, ya que se sale en la mañana temprano y se regresa entrada la noche. De acuerdo al lugar donde se alojen –Villa Unión, del lado de La Rioja, o Valle Fértil, en San Juan- visitarán primero uno u otro parque. De acuerdo a la época del año, la apertura del parque tiene algunas variaciones en el horario, pero por lo general se puede ingresar de 8 18 horas.

Caminatas

Existe la posibilidad de contratar caminatas nocturnas cuando hay luna llena, pero se recomienda reservar por adelantado ya que este tipo de excursiones son muy solicitadas. También se pueden llevar a cabo recorridos en bicicleta. En todos los casos las excursiones se hacen con guías, ya que no permite el ingreso de los turistas sin acompañamiento. Esto se debe a que en la zona hay diversos yacimientos arqueológicos de mucha importancia, y se busca evitar que los turistas se lleven objetos sin autorización.

El clima es muy árido y seco, con gran amplitud térmica entre el día y la noche, y con altas temperaturas en verano. Como normalmente el cielo se encuentra despejado, se recomienda llevar sombrero y protector solar. La altura promedio del parque es de 1300 metros sobre el nivel del mar. En el parque puede encontrarse la fauna tradicional de la región, como maras, guanacos, vicuñas, liebres, zorros y cóndores, por nombrar algunos.

Una vez realizada la excursión a la parte central de Talampaya, se puede visitar, el día siguiente, otros atractivos interesantes, como el caso de Ciudad Perdida y Cañón Arco Iris. Las excursiones parten del kilómetro 133 de la ruta 76, con vehículos y guías que deben ser contratados en los puntos de partida. Los recorridos toman alrededor de 4 horas. En Ciudad Perdida, por ejemplo, pueden observarse todo tipo de geoformas creadas por el viento y el agua, lo que convierte al recorrido en un atractivo paseo. Los guías que se encuentran en este lugar son en su mayoría habitantes de la cercana localidad de Pagancillos, por lo que podrán contarles mucho detalles de la zona, el tipo de comidas típicas que se consumen e informarles sobre la flora y fauna local.

Cómo llegar

Para llegar hasta Talampaya, se puede viajar desde Buenos Aires hasta el aeropuerto de La Rioja vía Aerolíneas Argentinas, y de allí tomar un bus que luego de recorrer uno 170 kilómetros en menos de 3 horas los dejará en Villa Unión. Desde allí hay otros 60 kilómetros al parque, que pueden ser realizados en las combis turísticas que se contratan para las excursiones. También se puede llegar desde Valle Fértil, en San Juan, pero en este caso el recorrido es bastante más extenso.

Autor: Jorge Gobbi @morrissey

Fotografía: MGPanoramico, Luis Pussetto, bohnengarten

Anterior Baradero: Casonas y Paseos Junto al Rio
Próximo Turismo en Arraial D'ajuda